27/4/17

Dos llibres

Si per Sant Jordi hagués comprat algun llibre n'hauria buscat dos que no van ser dels més venuts: la novel·la La dona del Cadillac (Proa), d'en Joan Carreras, i l'assaig Just abans del salt endavant (Pòrtic), d'en Fèlix Riera. Amb un títol que m'evoca la peli homònima de Louis de Funès, Carreras (premi St. Jordi i Ciutat de Barcelona) construeix un relat aparentment a la frontera, tot ell d'una fragilitat que pesa tant com el present històric que fa servir per endinsar-nos en un drama de personatges enfrontats a la seva pròpia història. Carreras, que ja va demostrar a Cafè Barcelona ser un mestre de la contenció que fa més asfixiant la tensió ambiental en que viuen els personatges, ha escrit un relat que inquieta el lector fins el neguit: l'interpel·la.
A través d'un recorregut transversal de la política a la cultura, el text de Riera situa al lector en la tessitura de pensar si el conflicte entre Catalunya i Espanya te solució més enllà de la incertesa a que aboquen els sorollosos missatges d'un i altre bàndol. El mèrit del llibre és que, tot i ser l'autor un conegut militant de la tercera via, no ha escrit una obra ni per a convençuts ni per convèncer. La tesi és molt més arriscada: la necessitat de construir un nou futur polític just des de l'endemà de que passi el que passi. Un assaig incòmode per a uns i altres.
Jo hauria comprat els dos llibres perquè la lectura m'ha sotraguejat. Però la classe mitjana urbana, que és qui majoritàriament compra llibres, viu en estat de somnolència, plàcidament bressolada pels missatges de simplicitat emocional i raquitisme mental dels grans mèdia. I llibres com aquests desvetllen; i no ho volen pas, és clar.

Xavier Corberó, escultor y autor de medallas olímpicas

En 1962 los amigos de Cadaqués le llamaban Bambi. Ellos eran Marcel Duchamp, Man Ray, Roberto Matta, el galerista George Staempfli y, en ocasiones, el propio Dalí. Xavier Corberó tenía 27 años, y aquel verano en la Costa Brava le abrió la mente hacia un mundo más amplio y diverso y el camino hacia Nueva York, donde expuso y vivió más tarde. Treinta veranos después Cadaqués ya era lo que es hoy, un nido de turistas sudorosos y bullangueros, y Corberó se convirtió en uno de los símbolos artísticos de la modernidad que emergió con los JJ OO. Fue uno de los asesores del ayuntamiento de Barcelona en la instalación de esculturas públicas en la ciudad y creó las medallas que se entregaron a los vencedores en las pruebas deportivas. El escultor consiguió trasladar aquel espíritu de libertad y creatividad del viejo Cadaqués de los sesenta al verano de una ciudad que soñaba con mostrarse al mundo como una metrópoli cosmopolita. Xavier Corberó vio y vivió con creces el fruto de aquella idea tan valiente hasta la noche del pasado lunes, cuando falleció a los 81 años en Esplugues de Llobregat, según comunicó su hija Ana.
Escultor, pintor y grabador, Xavier Corberó i Olivella había nacido en Barcelona en 1935, en una familia de tradición artística: su padre fue uno de los fundadores de la Escola Massana, donde él estudió. Posteriormente amplió su formación en la Central School of Arts and Crafts de Londres y en la fundición Medici de Lausana, donde fue influido por Pau Gargallo y Henry Moore. Tras aquel verano del 62 se trasladó a Nueva York, donde se apartó del informalismo para ir adoptando un lenguaje propio con formas más depuradas y un original enfoque de la tridimensionalidad.
Su primera exposición individual fue en Munich, en 1963, tras haberse presentado en la Bienal Hispanoamericana de 1955 y en los Salones de Mayo de Barcelona, donde obtuvo sendos premios en 1961 y 61. Hacia finales de los sesenta creó aguafuertes y litografías, e incluso diseñó joyas. Pero su faceta más conocida y valorada fue la de escultor.
Japón y Nueva York, donde se pueden ver obras suyas en el MOMA, son ciudades donde expuso a menudo. El Stedeliijk Museum de Amsterdam y el Victoria and Albert Museu de Londres también acogen obra de Corberó.
A partir de los años noventa Corberó vivió a caballo de París, Nueva York y Barcelona. En un grupo de casas antiguas del centro histórico de la vecina ciudad de Esplugues de Llobregat creó una residencia de artistas de paso por Barcelona. Sitges, Granollers, Girona, la misma esplugues y los jardines de Cap Roig, en Calella de Palafrugell, acogen esculturas de Corberó. En Barcelona tiene el monumento a Josep Tarradellas, en la avenida que lleva el nombre del que fue presidente de la Generalitat, y una escultura que homenajea al viajero, situada frente al Palacio de Congresos de Catalunya, en la parte alta de la Diagonal.
En 1992 recibió la Creu de Sant Jordi, y en el 2000 fue elegido miembro numerario de la Reial Acadèmia Catalana de Belles Arts de Sant Jordi. En 2015 su obra se incorporó a la exposición del MNAC 'Del segon origen. Arts a Catalunya 1950-1977'.

-->

24/4/17

Pere Tapias, el humor de la cançó

A Joan Collell el sector más ortodoxo de la cançó catalana no lo quiso. Sus canciones sobre la vida vista con humor y ironía desenfadada no encajaban en aquel ambiente altamente politizado y estirado de Els Setze Jutges y, simplemente, no pasó el examen (sic!). Pero corría el año 1968 y el mundo estaba cambiando, tal y como demostraron aquel año en un insólito gran concierto en el Parc de la Ciutadella los más heterodoxos cantantes de El Grup de Folk. O sea que, animado por su amigo Quico Pi de la Serra, Joan cogió la guitarra, se caló una gorra marinera para que nadie dudara de sus raíces, cerró su despacho de abogado y, bajo el nombre de Pere Tapias, se lanzó a la carretera. En 1972 su 'Era tan bon home', sorprendió al público de las Sis hores de cançó de Canet. Fue el tema estrella de su primer disco, 'Per a servir-vos', publicado en 1973. Aquel verano el público de Canet se sabia todas las canciones, demostrando que no solo de mensajes políticos vive el público. Nacido en Vilanova i la Geltrú (Garraf) el 19 de mayo de 1946, Joan Collell i Xirau, Pere Tapias, falleció la madrugada del sábado en el hospital de Sant Pere de Ribes a causa de una dolencia hepática.
La sátira costumbrista de sus canciones gustaron tanto al más fiel de los fans de Llach o Bonet, como a los seguidores de la Trinca e incluso de la mismísima Núria Feliu. Su segundo disco, 'Si, fa sol' (1976) incluía éxitos como 'Antònia' o 'Li deien Johnny Castells'. En '400 pendons' (1977), sonaban las célebres 'La moto' y 'Rockgeneralitat'. En el cuarto trabajo, 'Passeig del Carme' (1980), la canción que daba título al disco fue su mejor balada (dedicada al popular paseo de su ciudad). Y 'Xandalls y barretines' (1982), con temas como 'Passatges footingueros' o 'Amor integral', puso el colofón a una colección de canciones con las que Pere Tapias se consagró definitivamente como uno de los cantantes más populares de la canción catalana de todos los tiempos. Cuando en 1987 comenzó a abandonar los escenarios había bien pocos catalanes que no supieran tararear, al menos, una de sus canciones.
Ese año publicó el disco 'La mar de be' y comenzó a realizar programas de radio y televisión. Primero en Ràdio 4 con 'Afamats' o 'La factoria', y en el circuito catalán de TVE, donde presentó 'Que vol veure'. Pero fue a partir de 1993 en Catalunya Ràdio, con el programa Tapias variadas, cuando su popularidad como comunicador se consolidó. Su humor y su ironía sobre las cosas de la vida cotidiana le valieron, igual que con las canciones, el favor del público. Su último programa fue 'Tapias a la carta', para la Xarxa de televisiones locales. En 2001 publicó el disco 'Les meves cançons' y se subió a los escenarios en algunas ocasiones. entre ese año y el 2012 fue el Defensor del ciutadà de Vilanova i la Geltrú.
Pero quizás a muchos otros el nombre de Pere Tapias les suene a cocina y gastronomía. Sostenía él que su afición a los fogones le vino de cuando comenzaba a cantar. Como el caché era muy reducido, solía pedir que lo invitaran a cenar, cosa que a menudo se hacía en las mismas casas de los programadores del concierto. Y metiendo las narices en puchero ajeno aprendió los secretos de la cocina del país, que después trasmitió en libros como 'Plats de festa. Allipebres, xatons i romescos' (19998), 'Cuines de Vilanova' (2003), 'Taules i fogons' (2006) y en la revista 'Barques i fogons que dirigió. Y en sus programas de radio, en especial la versión del popular Tapias Variadas que hizo durante varios años los sábados por la mañana en Catalunya Ràdio.

13/4/17

Fires i festes

Amb la primavera floreixen festivals, fires i trobades literàries com la flor dels fruiters. S'acosta Sant Jordi, el moment de l'any on els escriptors tenen dret a la vida, i fa bonic posar un novel·lista o un poeta a la biblioteca o teatret local. Hi ha municipis que organitzen un festival o xarada similar i així justifiquen la nul·la acció cultural de la resta de l'any. Són trobades lànguides, gairebé tristes, on els autors es saluden amb la resignació de qui sap que està condemnat a perdre un dia per no res. Parlen de llibres davant d'un auditori escàs, en venen pocs i no fan ni cinc. Però amb la seva presència la vila està en festes i qui s'ha d'omplir la boca del goig i la joia de la cultura ho fa sense embuts. Quan tornen a casa, la pols del camí els pesa com la llosa dels anys, i ni l'ampolla de vi que els han regalat els evita l'agror de pensar que fan una feina que no te cap valor social, tret del de fer de bufó d'una cort que preferia un humorista o un famós de la tele, però que, per no voler-hi dedicar diners, ha estat un escriptor. La llista d'aquests espectacles és llarga, i no sempre  a càrrec d'administracions; hi ha institucions culturals que juguen al mateix despropòsit. Consulteu cartellera.
També hi ha trobades que organitzen llibreries, avui mateix hi ha la ja tradicional de la llibreria El Cucut de Torroella. Es reuniran 70 escriptors, hi haurà bunyols per berenar, molt de públic, autoritats convidades (no protagonistes), i la Teresa s'encarregarà de que es venguin molts llibres; ves, li va el negoci. Lectores i lectors ompliran el carrer, buscaran els autors, els faran preguntes, i l'ofici d'escriure cobrarà sentit i prestigi.

6/4/17

Ricardo Ardévol, empresario del espectáculo

Era lo más esperado de la Fiesta Mayor, el espectáculo en el entoldado. Salía Ricardo Ardévol al escenario, saludaba efusivamente al veterano alcalde franquista y presentaba al cómico: 'Kito, el de las mil carcajadas'. Volvía a escena, leía un poema (Penas y alegrías del amor, La padrina del meu poble) que ponía el vello de punta a las damas sensibles de la población y daba paso a Josep Casas, 'galan de la cançó catalana'. Cuando cantaba Rosó la emoción embargaba locales y foráneos, era el zenit emocional de las fiestas. Salía Ardévol de nuevo, se aflojaba el nudo de la corbata y presentaba a Merche Mar o a la vedet de turno, según el presupuesto. Los hombres reían, aplaudían a rabiar y sudaban mirando de reojo como quién no quiere la cosa, las esposas se sofocaban por aquellos comentarios pelín picantes, aquellas inocentes insinuaciones cuyo pecado purgaban en confesión el día siguiente en la misa solemne por el santo patrón. Y si el pueblo era rico Ramon Calduch o José Guardiola. La empresa ERA (Espectáculos Ricardo Ardévol) hacía posible el espejismo del glamour del viejo Paralelo en el achicharrante recinto del entoldado (Entoldados Barris. Salt, se leía en la lona). Aquello eran fiestas. Ricardo Ardévol Llorens (Falset 1926) rapsoda, locutor de radio, promotor de espectáculos y manager de artistas, falleció el marte en Barcelona.
Reus es una ciudad de larga tradición teatral. Prueba de ello son sus dos bellos teatros: el Fortuny, impulsado por la burguesía local el 1882, y el Bartrina, sede del Centre de Lectura de Reus (1859), entidad progresista y catalanista de origen menestral. Allí, estudió declamación Ardévol. Con a penas 15 años formó parte de la compañía del Orfeón Rusense, y a los 16 entró a trabajar de locutor en Radio Reus, donde ya comenzó a recitar poemas. Y de allí saltó a Radio Barcelona. En el celebre estudio Toresky actuó en numerosos radioteatros junto a Adolfo Marsillach, Núria Espert y Encarna Sánchez, entre otros. Presentó programas junto a Joaquín Soler Serrano o Gerardo Esteban y comenzó a ganarse el apelativo de El rapsoda de la máxima sensibilidad. La popularidad lo llevó a protagonizar recitales poéticos en el Palau de la Música, el Romea y el Comedia, e incluso a hacer una gira por diversos países de América Latina.
A finales de los sesenta Ardévol emprendió su carrera como empresario artístico. Durante más de una década no hubo fiesta mayor que no contara con un espectáculo programado por su él. Por aquellos tiempos, junto al empresario Joan Planas creó y gestionó diversos locales en la Costa Brava: Don Carlo (Girona), La Pérgola (Riudarenes), Can Gabriel (Palafrugell), Revolution (Lloret) o el mítico hotel Cap Sa Sal en Begur. En los años del desarrolismo turístico, Manolo Escobar, Lola Flores, Serrat, Sara Montiel o María Dolores Pradera o Raphael hacían autenticas giras veraniegas por la costa. Tiempos gloriosos a los que Ardévol puso canciones y noches de fiesta.
Además de ser el manager de la popularísima Mary Santpere, Cassen o Los Hermanos Calatrava, Ricardo Ardévol fue, entre 1981 y 1994, propietario de El Molino. También presidió las asociaciones profesionales ARTE (Asociación de Representantes Técnicos del Espectáculo) y APPA (Asociación profesional de managers, promotores y representantes del espectáculo de Catalunya), y fue vicepresidente de Adetca (Asociación de Empresarios de Teatros de Catalunya).

Presumir, de què?

M'arriben liquidacions de novel·les juvenils just el dia que en Puigdemont inaugura l'estand català a la Fira de Bolonya; ja és casualitat. El president s'omple la boca: sector potent, 90 editorials, 2700 títols anuals... Els meus drets d'autor fan caguera: 400 € de dos llibres que porten més d'una desena i mitja d'edicions cadascun i que, en altres temps, m'han fet voltar per desenes d'escoles de tot el domini lingüístic. Ell i en Manuel Forcano (Ramon Llull) s'han portat A l'Emilia-Romanya 80 creadors per fer-los actuar en fòrums, debats, seminaris i contactes: que el món sàpiga com en som de bons els catalans en això de la literatura infantil i juvenil, que coi!
El que no diuen ni diran és que, a Catalunya, la literatura per a nins i joves s'està morint, entre d'altres, gràcies a la perversa política de la Generalitat vers el sector. Els autors demanaven a l'administració i a la indústria un document de bones pràctiques que evités la letal socialització dels llibres de lectura, però Ensenyament s'hi va negar en rodó (les escoles que més socialitzen són les privades i concertades, per cert). I de l'acompliment de la Resolució Parlamentària sobre la socialització del llibre, tampoc se'n te noticia. Ara be, la cultura catalana enlluerna mig món a Bolonya traient pit d'un gènere on, certament, hi ha excel·lents creadors i experts editors; però que esllangueix miserablement ofegada per falta d'una política seriosa.
Alguns cronistes destaquen que és la primera vegada que un país sense estat és el convidat oficial. Bé, aviat serà també la primera vegada que la cultura convidada no te ni literatura infantil i juvenil. Allò si que serà meritori.

2/4/17

Enric Pubill, memoria del antifranquismo

Mientras las alarmas antiaéreas lo permitían, por las callejuelas húmedas del barrio barcelonés del Raval los niños jugaban a la guerra, lo único de lo que se hablaba y casi lo único que conocían. Una de aquellas tardes Enric Pubill, un crio de siete u ocho años, vio venir a un hombre barbudo y sucio, un soldado en retirada: su padre. El hombre le acarició la cabeza y le dijo que iba al barbero y a lavarse. No volvió jamás. El juego de la guerra se tiñó de realidad. Enric fue a vivir a vivir con sus tíos, que tenían un taller de encuadernación en la calle Muntaner. El niño que jugaba por las calles grises de Ciutat Vella pasó a trabajar jornadas interminables en el taller familiar. Allí, encuadernando ejemplares de editorial Molino, se aficionó a leer. Adiós a la infancia. Enric Pubill vivió ya siempre como un adulto hasta el viernes pasado, cunado falleció a los 86 años.
El padre de Enric, un impresor anarcosindicalista, fue uno de los miles de refugiados que fueron recluidos en el campo de concentración de Argelers y que nunca más pudieron volver a casa. Unos años después recibieron una llamada desde Francia comunicándoles que había muerto, sin más. Enric Pubill (Barcelona 1930) pudo verlo fugazmente una última ocasión. Tenía quince años. De vuelta a Barcelona abandonó a sus tíos y volvió con su madre. Se integró en el Moviment Escolta y, a penas dos años después, en la Joventut Socialista Unificada de Catalunya (JSU). Para él, la memoria del padre era también la de todo un pueblo. Eso conformó su carácter. Su obsesión era terminar "con aquella forma de vida, con aquellos barrios de la Barcelona de posguerra, miserables por culpa de la dictadura".
Comenzó distribuyendo octavillas clandestinas por los tranvías. "Cuando estaban parados dejábamos un fajo de octavillas en el techo y, a cuando arrancaba, volaban por la calle. El tranvía hacía el trabajo por nosotros." Pero en 1949 se produjo la caída de un grupo de 42 jóvenes comunistas, Pubill fue uno de ellos; de hecho cumplió los 19 años en comisaría. Estuvo un mes en los calabozos de la Jefatura de Policía de Via Laietana torturado sistemáticamente por los tres hermanos Creix y el comisario Pedro Polo, conocidos carniceros del régimen. De allí pasó a la Modelo, y cinco años después fue juzgado y condenado a 18 años de cárcel. Gracias a la ayuda del compañero de prisión y abogado Silverio Ruíz obtuvo la condicional tiempo después. Total, un largo periplo de prisión entre Barcelona y el penal de Burgos. Y allí, lejos de apagársele la voluntad política, Enric Pubill vivió intensamente el activismo clandestino junto a Marcos Ana o José Iturbi, entre otros. Entró a militar en el PSUC estando en prisión. También allí se casó con María. Y tras una década privado de libertad, en 1961 todavía tuvo que ir a la mili. Le tocó marina. Allí, a bordo del buque de guerra Álava, coincidió con un sobrino de Franco.
Pero la recuperación de la democracia no trajo la condena del franquismo, ni política ni judicial, ni tampoco la restauración de la memoria de los represaliados. Enric Pubill comprendió entonces que su actividad política debía tomar otra perspectiva. Desde 2003 presidió la Associació Catalana d'Expresos Polítics, y también contribuyó a la fundación del Memorial Democràtic, institución creada por la Generalitat cuyo objetivo es la recuperación de la memoria republicana, de la guerra y de la posguerra. En la primera trabajó hasta el último suspiro para buscar una condena del régimen franquista. en 2013 sumó 47 querellas individuales a la cusa que sigue la juez argentina María Servini. Des de la segunda promovió que se evitara el olvido y se creara una instancia oficial capaz de conservar una página fundamental de la historia del país cuando él y los de su generación hayan desaparecido para siempre.

29/3/17

Consumació

Encara roent el desmantellament del servei de biblioteques més seriós que hi ha hagut en anys, en un simposi exprés d'agents culturals mainestream el conseller Vila ha anunciat una Direcció General del llibre, biblioteques, creació literària i foment de la lectura. Que el Departament de Cultura va a la deriva és públic i cada dos per tres es fa patent. No se si als de la tercera via, que n'hi ha que el que el veurien be de candidat, els fa gaire gràcia aquestes marrades de l'amable conseller i el seu equip.
Es veu que el mes que ve es presentarà el Pla de Foment de l'Hàbit de la Lectura, pla que inclourà la creació d'aquest nou ens administratiu del qual penjarà tot el procés del llibre. Atenent al comunicat, sembla voler dir que la Institució de les Lletres Catalanes, de l'energètica Laura Borràs, també passarà a dependre d'aquesta direcció. Ara, com que queden tantes coses per veure, encara, en aquest país, un ja no pot posar la ma al foc per res ni per ningú. Vull dir, que això potser s'esdevindrà si en Santi Vila continua a Cultura després d'unes eleccions anticipades o el que vingui. O sigui que esperarem asseguts per si un cas.
El que no està per esperar gaire més és la situació de la lectura en català. Els optimistes percentatges anuals de coneixement i parla de la llengua no concorden amb els de lectura. Hi una un notable gruix de catalanoparlants que, per hàbit, mandra o menyspreu (si, si), llegeixen només en castellà. O sigui: el nombre real de lectors en català és molt baix, i minva. A hores d'ara vendre 700 exemplars d'un títol en català es pot considerar un èxit. Que tal si s'arremanguen d'una vegada i miren  d'aturar la patacada?

23/3/17

Banalitats

En Joan Isaac diu en una entrevista que la música catalana d'avui és poc valenta i banal. Escoltant 'Descalces', primer disc de les multipremiades per Enderrock Roba Estesa no s'hi pot estar més d'acord, i encara diria més.
Fa uns dies es va presentar el projecte de Sergi Vergés i l'Escola Folk del Pirineu, Rufaca Folk Jazz Orquestra, i us asseguro que de poc valent i banal no en te gens. La fusió dels llenguatges de la música tradicional i el jazz que fan una vintena de músics dels dos estils dirigits per l'arranjador Sergi Vergés és un dels projectes artístics més potents de la temporada. En acabar, en Lluís Cabrera (Taller de músics) i en Jordi Fàbregas (CAT) van estar estona donant voltes dialèctiques a com el jazz actua transversalment sobre la majoria de músiques per la capacitat per a la improvisació. Va ser una vetllada d'alt nivell; però no he sentit que els grans mitjans en diguin ni fava. Això si, estic embafat d'escoltar fa dies a Catalunya ràdio un disc de Txarango: simpàtic per la temàtica (refugiats), però d'una simplicitat artística que reblen les paraules d'Isaac. Gràcies a l'incondicional suport de la ràdio serà un èxit, és clar. Estaria be que fessin el mateix amb altres projectes més valents i originals que els hi han estat presentats; però no ho faran, ni en saben ni en volen saber més.
I el que passa en música passa també en literatura, en art... Em deia un reconegut poeta què, a aquest pas, d'aquí uns anys el relat cultural català tindrà un buit, una època en que semblarà que no hagi passat res. I el trist és que no haurà passat res amb una mica de substància. I del poc que hagi passat no en quedarà cap rastre.

22/3/17

Antoni Llorens, pasión por el cine

Si a los seis años estás mirando 'El signo de la cruz', de Cecil B. DeMille, y te das cuenta de que, lo que quieres hacer de mayor, es dedicarte al cine, eso es pasión. Y la pasión es imparable, indestructible e insensible a la razón. Antoni Llorens fue toda su vida un apasionado del cine. El cine se lo dio todo y se lo quitó todo, le llenó de deudas tanto como lo hizo feliz: 'Es el mejor negocio porqué lo amo y me divierte, pero hace treinta años que no funciona económicamente' confesó. A pesar de ello, Llorens dedicó toda su vida al cine, desde que vio aquella peli de DeMille de niño, hasta ayer, en que con 76 años, falleció en el hospital de Reus.
Antoni Llorens Olivé (Cambrils 1940) ha sido una figura clave en el cine catalán y español por muchos motivos. Primero porqué era una de sus caras y personalidades más populares en toda Europa. 'Se paseaba por Canes saludando y charlando con todo el mundo: actores, directores, productores o distribuidores. Todo el sector lo conocía y apreciaba su tesón para sacar adelante los proyectos', recordaba la productora Isona Passola, presidenta de la Academia del Cine Catalán. Segundo porqué, como distribuidor, tenia un olfato especial para los éxitos: 'Terminator', 'La mujer de rojo', 'Platoon', grandes títulos de Woody Allen como 'La rosa púrpura del Cairo' o 'Hannah y sus hermanas', y también 'Pulp Fuction', 'Ojos negros', 'Cinema Paradiso', 'Como agua para chocolate', 'El paciente inglés' o 'La vida es bella' entre muchos otros. Y tercero porqué fue el productor clave en las carreras de directores como Pedro Almodóvar ('Mujeres al borde de un ataque de nervios' y 'La ley del deseo'), Antonio Chavarrías, Marc Recha, Francesc Bellmunt, Ventura Pons o Carles Bosch, cuyo documental Balseros fue candidato a los Óscar.
Tras haber trabajado para algunas productoras, y con el fin de poner en marcha toda esta gestión industrial, Llorens creó en 1980 Lauren Films, cuya cara más conocida fueron las salas de cine. Llegó a tener hasta un centenar de salas en toda España, pero la crisis y los cambios de hábitos en el consumo audiovisual fueron minando lentamente el proyecto.
En 1997 la Generalitat le galardonó con el Premi Nacional de Cinema por 'su continua labor en la promoción de la industria del cine, la creación de una red de salas en Catalunya y la difusión del cine catalán y del doblado al catalán'.
Pero los tiempos estaban cambiando a una velocidad de vértigo. La idea de 1999 de crear una cadena de televisión, con sede en Tarragona, con la que hacer competencia a TV3, se trocó en 2015, con al 21% de IVA,  en el cierre de sus últimas salas: los Lauren Universitat. Atrás quedaban los Lauren de Sant Andreu, Horta, Gràcia, las diez salas de Viladecans y las de Lleida o Vilanova i la Geltrú. Incluso la vieja amistad con Woody Allen quedó afectada por el cambio de productora de la película barcelonesa del director, un símbolo de esos nuevos, y no necesariamente buenos, tiempos. El filme que, producido por Lauren, en 2004 iba a llamarse 'Midnight in Barcelona', un año después fue producido por Mediapro y se llamó 'Vicky Cristina Barcelona'. En todo apasionado por el cine hay una historia parecida a la de Cinema Paradiso. Antoni Llorens ya lo sabía cuando se izo con la distribución del film de Tornatore.

16/3/17

Més por

Hakan Günday, un escriptor turc, acaba de publicar una novel·la sobre la crueltat del tràfic d'immigrants cap a Europa. Es diu Dahà! (Periscopi), que en turc vol dir més, i que és el primer que aprenen quan arriben a Turquia intentat entrar a Europa. Dilluns va ser al CCCB per il·luminar el desori europeu vers els refugiats; com si Turquia fos qui per donar lliçons de valors humanístics.
Per aquella altiva manera que sovint es te d'interpretar el que és una novel·la, al cap i a la fi només una realitat construïda, Günday va estar a la defensiva. Pot ser perquè ell mateix, en una operació de màrqueting conjuntural, ha mostrat en entrevistes un discurs d'un radicalisme intel·lectual què, llegint la novel·la, no n'hi ha per tant. I ull, que això no treu vàlua literària ni interès cultural a Daha! Només pretenc posar-la en el lloc que li correspon: una novel·la, una ficció construïda amb bocins de realitat manllevada dels mèdia o del carrer, no en l'elevat valor polític i humanista que sembla que se li ha volgut atorgar a l'obra i a l'autor.
Potser si que Europa s'ha convertit en un museu de valors i que, des de la política i la cultura, no es saben actualitzar; però la gent del carrer sap molt be el preu de l'existència, i ja fa temps que ha superat àmpliament l'actitud cagadubtes de les institucions. D'aquí algunes de les noves realitats polítiques del mapa europeu, a la dreta i a l'esquerra: allò que els corifeus del sistema, instal·lats en el cofoisme, en diuen populisme. Daha! és esfereïdora, si. No menys brutal del que passa al Raval, just darrera del CCCB. Si algun autor català ho escriu, hom respondrà igual? Potser és aquest el problema.

14/3/17

Pere Mir, el filántropo de la ciencia

Que uno de los principales centros de investigación oncológica, el Vall d'Hebrón Institut d'Oncologia, reconozca en palabras de su director, Josep Tabernero, que "sin la fundación privada Cellex no seríamos nada", dice muy poco sobre las políticas gubernamentales en materia de investigación y desarrollo científico. Si este país sobresale ligeramente del subdesarrollo en ciencia es gracias a personas particulares, y a menudo casi anónimas, como Pere Mir, creador en 2002 de la Fundación Cellex y auténtico líder del mecenazgo científico que falleció en Barcelona el viernes a los 97 años de edad.
"Sin Cellex y Pere Mir, ni yo ni muchos otros no podríamos competir con los investigadores de EE UU, Reino Unido y Alemania en la Champions de la investigación", reconoce Manuel Esteller, director del programa de Epigenética y Bilogía del Cáncer del Instituto de Investigaciones Biomédicas de Bellvitge, un líder mundial en epigenética. Pero a pesar de ello, Pere Mir pasó por la vida como una de las personas humanamente tan excepcional como discreta. Persona absolutamente desconocida por el gran público, su defunción no se ha dado a conocer hasta que sus cenizas han descansado en el panteón familiar del cementerio de Vilassar de Mar (Maresme). El jueves, la parroquia de esta localidad acogerá un funeral en su memoria. Así se cierra simbólicamente el círculo de filantropía personal que comenzó en 1960, cuando Mir hizo un primer donativo a la residencia de ancianos Casa Pairal, de este población costera. Pere Mir nació en Barcelona en 1939. Químico y empresario, tenía en su haber más de veinte patentes, de entre las cuales destaca una fórmula para extraer formol de la madera. Con los beneficios de la venta de Derivados Forestales, en 2002, Mir creó la fundación Cellex, destinada a financiar proyectos científicos ambiciosos, y que acogieron, entre otros, a Josep Baselga, director médico del hospital Memorial Sloan Kettering de Nueva York.
La fundación Cellex destimo en su día 16 millones de euros a la puesta en marcha del Institut de Ciències Fotòniques, referencia mundial en fotónica. El Instituto de Oncología de Vall d’Hebron también tiene desde el 2015 un edificio de siete plantas íntegramente financiado por Cellex, y el instituto Idibaps del hospital Clínic, dispone de un Centre de Recerca Biomèdica Cellex de más de 5000 metros cuadrados. Además, Sant Pau, Germans Trías i Pujol o Sant Joan de Déu también han recibido la ayuda de Cellex en sus proyectos de investigación. Además financia el Centro de Formación Interdisciplinaria Superior de la UPC e impulsa un programa destinado a estudiantes de bachillerato con un alto nivel de matemáticas. En total, más de 120 millones de euros invertidos durante quince años en ciencia e investigación. La fundación tiene programadas inversiones hasta 2020.
"Se vive más tranquilo sin ser famoso", había declarado a un periódico en una de sus escasísimas apariciones en los medios. Aficionado a pilotar avionetas y a navegar, Pere Mir vivió con pasión y calma, pero su legado moviliza a toda la sociedad que, sin su altruismo, sería más pobre y necia.

9/3/17

Un gran mestre

La història de la cultura està plena de setciències que decideixen qui te el pedigrée per formar part del parnàs literari i qui no. No són crítics ni acadèmics, són pontífex. N'he conegut uns quants amb els anys. Doncs bé, segur que aquestes altives autoritats mai consideraran a Javier del Arco de Izco un mestre, una de les veus autoritzades en el relat de la modernitat cultural del segle XX. Per què? Perquè del Arco va ser periodista del motor.
Però el mestratge i el llegat de Javier del Arco (Barcelona 1946-2013) és inqüestionable, agradi o no el tema. Llicenciat en enginyeria industrial i periodisme, a través del periodisme del motor, va ser pioner en construir un relat de modernitat que va contribuir a posar en valor la depauperada societat catalana de l'època. A partir de finals dels seixanta, les seves cròniques dels grans premis de F1 a peu de pista, la direcció i edició de revistes especialitzades (Fórmula, 4Tiempos), i llibres com Història de l'automobilisme a Catalunya (1990), amb Gabriel Pernau, 40 anys d'història de l'automobilisme al circuït de Montjuïc (2000) o 55 anys d'història del motociclisme al circuït de Montjuïc (2004), van ajudar a situar el país en la contemporaneïtat i rescabalar amb justícia el protagonisme històric de Catalunya i Espanya en la civilització del motor, element clau de la cultura de futur del segle XX. El Museu Olímpic i de l'Esport li dedica ara una exposició que dibuixa el seu discurs rigorós i intel·ligent. I és que, hi va haver una època, que el periodisme va entendre el valor cultural de l'esport i el va explicar i argumentar amb serietat, sense hooliganisme. I la societat va avançar. Al revés d'ara.

4/3/17

Bernardo Cortés, el poeta de la Barceloneta

La vida da personajes singulares, la televisión los plagia, los viola y los convierte en esperpentos. Luego hay gente estúpida, que cree que la copia es mejor que el original, y en su necedad destruyen al personaje real. A Bernardo Cortés la televisión lo convirtió en Palomino, una suerte de mochales, y mucha gente se lo creyó. Pero Cortés era un poeta del mundo, un sabio popular, un artista de la calle, que es donde no se admiten trucos, y un hombre libre, que no es poco. Bernardo Cortés falleció el viernes a los 83 años de edad en el hospital del Mar de la Barceloneta.
Jienense de nacimiento, Cortés halló su verdadera vocación de artista y poeta en las calles y las terrazas de los desaparecidos chiringuitos de la Baceloneta que ocupaban la primera línea de playa hasta la transformación olímpica. Desde 1979 este hombre amable, con un traje pasado de moda, el pelo engominado y gafas de cuando las pagaba el Seguro, recorría el barrio con un poema en los labios, una canción en su guitarra y una palabra cariñosa para transeúntes y comensales de aquí y de allá. Una paella sin él no era lo mismo. Valerio Lazarov lo dio a conocer en televisión y lo hizo actuar en 'Gente divertida'.
Cuando los chiringuitos se trasladaron al puerto olímpico Bernardo Cortés se fue con ellos. Poco después Buenafuente lo convirtió en una grotesca caricatura, la Barceloneta se llenó de 'guiris' y la ciudad a la que él había cantado y amaba cambió para siempre. Bernardo escribió los poemarios 'Barceloneta de Barcelona', 'Materia y espíritu', 'Amanecer cantando' y 'Poemas en la Barceloneta', que presentó junto al disco 'Siempre jóvenes' gracias a la ayuda de su incondicional amigo Fede Sardà. La gente que se sentaba en las terrazas de los restaurantes olímpicos llegó a creer que era uno que imitaba el personaje creado por Oriol Grau para el programa de TV 3. Los últimos años podía ir tirando gracias a la ayuda de sus amigos. Estaba por volverse a Jaén. Triste pero cierto.
"El Charlot de la risa y de lo serio; el poeta del pensamiento de la vida", como se presentaba él mismo, ingresó hace un mes en el hospital del Mar aquejado de insuficiencia renal y otras cosas de la edad. A pesar de ello quería seguir trabajando un par de años más y después retirarse y volver a su pueblo. No ha podido ser, Bernardo Cortés, el poeta de la Barceloneta, ha muerto en el barrio que lo acogió y le dio todo lo que le podían dar esas callejas marineras y populares. Luego el barrio cambió y, aunque él siguió siendo el mismo, a su lado ya nada fue igual. El documental 'Los últimos instantes del milenio', de Gloria Morera, retrata bien ese mundo de ayer del cual Bernardo Cortés ha sido uno de sus últimos testimonios.